Saturday, December 16, 2006

Una vez soñé...

Una vez soñé...
Soñé q estaba dentro de una caja de cristal.
Estaba solo en su interior.
Las paredes transparentes me dejaban ver el mundo exterior, pero no había nadie más allá.
Su tacto era agradable, reconfortable, me sentía seguro.
Al principio.
Poco a poco el vacío empezó a atenazarme la garganta.
Volví a mirar más atentamente.
Si ,había alguien más allá de las paredes, habían otros, pero parecían no reparar en mí.
Era como no existir.
Era mi mundo.
Intente buscar la salida pero el miedo a salir me impedía hacer más q examinar las rendijas.
Intenté empujarlas hasta entumecerlos músculos.
Las golpeé con los puños hasta q noté el tacto húmedo de la sangre deslizandose entre mis dedos.
Sentí como si todo fuese mentira y yo fuese lo único REAL.
Me sentí SOLO.
Y entonces... algo descomunal, algo q tenia dentro y q no podía contener más, salió de mi garganta...
Un grito de rabia.
Note como mi esencia pura viajaba en cada una de las vibraciones de ese sonido,
al principio la barrera de cristal lo contuvo, pero el grito aumento y la redujo a pedazos, y después a poco más q polvo.
La onda arremetió contra todos aquellos más allá de la barrera de cristal, pulverizó sus propias paredes y golpeándoles con la fuerza de una explosión, inundando sus oídos y su ser.
La onda avanzó por la superficie de la tierra hasta inundara todos y cada uno de las personas de la tierra, reduciendo sus cajas de cristal a mero polvo... y yo iba en ella.
Con las manos se presionaban los oídos para no oírla, pero se colaba dentro de ellos.
No era solo sonido.
Durante unos segundos estuve dentro de cada uno de ellos, conseguí sentir todas y cada una de sus sensaciones, todos y cada uno de sus sentimientos como si fuera ellos mismos, la pasión de los amantes hasta la mínima terminación nerviosa, el nacimiento del infante, el vacío del niño hambriento hasta las nauseas, la alegría del enfermo q se cura, la tristeza de aquellos q rodean al q no lo consigue, la sensación de una anciana q juguetea hunde sus pies en la arena de la playa y cuando los granos de arena se le cuelan entre los dedos regresa por un segundo a su infancia, la codicia del político, la mente del asesino que acaba con la vida de una victima, y la del medico que la salva.
Durante esos instantes yo fui la humanidad...
Y durante esos instantes, cada uno de ellos estuvo dentro de mí, cada uno de los habitantes de la tierra supo q se siente al ser yo, cada no de mis recuerdos, de mis decepciones, de mis alegrías. no en modo de información, sino sentimiento puro...ellos ERAN yo.
La sensación fue tan abrumadora q todos y cada uno de ellos se sintió sobrepasado, demasiado contenido en un solo ser.
Y gritaron.
Todas y cada una de las personas de este mundo gritaron con la misma fuerza, y miles de millones de ondas atravesaron el mundo introduciéndose en cada uno de los habitantes del globo.
Durante unos breves instantes, TODOS FUERON TODOS.
La humanidad fue UNA.
Y todo cesó.
Un silencio total reino sobre la Tierra durante unos segundos....en que las lagrimas llenaban los rostros de la personas, mientras se miraban unos a otros .
Y lo que había en sus ojos era compresión. Durante unos segundos todos fueron hermanos.

Las paredes de cristal reaparecieron.
Y sin mediar palabra, como si nada hubiese sucedido, la gente empezó a moverse de nuevo, y el mundo reanudó su marcha...como si nada hubiese cambiado.
O quizá si.

7 comments:

Arwassa said...

Oh que agradable sorpresa!!
Te diré que la estructura nose porque me ha recordado a un texto de Lord Byron. También me he venido a la mente una cita que dice algo asi como :

Se capaz de sentir en el fondo te tu corazon cualquier injusticia cometida a cualquiera en cualquier parte del mundo.

También me ha recordado a cuando una pelicula o un hecho muy ajeno hace llorar.

Y lo solos que nos sentimos a veces, y otras tan acompañados.

Pero sobre todo,lo iguales que somos en el fondo las personas.
Un abrazo de Arwassa

Icaro said...

tu adorando el silencio, y yo relatando mis ansias de gritar :)
Simpre serás bienvenida a este lado del cristal.
Me he tomado la lebertad de dejarte un silencio como comentario.
Hasta pronto!

Oyros said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Oyros said...

Me pediste que leyera lo que has escrito y lo he leído.

Me dijiste que me gustaría y me ha gustado.

Leyendote he recordado por qué quiero escrbir: porque quiero hacer a la gente sentir cosas; porque, a veces, esas cajas de cristal pueden ser rotas y puedes llegarle a alguien a algún lugar. Porque creer que puedes crear ilusión da sentido a recorrer este laberinto. Porque recorrer el laberinto sin buscar algo es divertido sólo mientras no eres consciente de que te has perdido.

Y yo me he perdido y no quiero volver a allí.

Icaro said...

En tu caso es facil :D extiende los rumores, los muros haran el resto.
A todos los soñadores, os espero en el centro del laberinto.

Anonymous said...

Vaya, hombre, me paso una semanita sin dejarme caer por aquí y me revolucionas al personal. ¿Es que la navidad nos pone profundos y emotivos? A mí me pasa, será por el contacto con ese hábitat tan extraño que es la familia, y porque es el momento perfecto para hacer revisión del pasado.

Es bonito que hables de la unidad humana, en especial desde una óptica tan distinta, pero tan hermanada, a la que siempre planea sobre estas fechas. También es curioso que mi próximo proyecto trate sobre eso, jejejeje...

Ah, un poquito de crítica, para no perder la costumbre (es sólo una apreciación personal): creo que no hace falta que resaltes algunas palabras con mayúsculas, eso juego en contra y le resta el sencillo dramatismo que tiene el resto del texto. Cuestión de elegancia estilística, pero es sólo mi gusto, que conste. Hablamos pronto, engendro bastardo de Satán.

Icaro said...

....no hace falatq te pregunte si eres diego....lo de engendro de satan te delata! juasjuasjuasjuas