Monday, March 26, 2007

Ahi va un relato "corto" dedicado a Oyros en especial, por prestarme su imaginario para q se de la mano con el mio y juntos creen una delirante historia.
Los demás no estais obligados a leerlo jajajajajajajaja
Pero si Oyros no lo lee lo corto en pedacitos chikititos chikititos, a ver si se anima a darle vida a su "laberinto particular" y me permite disfrutar a menudo de sus historias.

ICARO POSTMORTEM

Frente a la entrada de laberinto,tras apartar la pala a un lado, Murray se sacudia la ropa sucia de tierra con energicas palmadas .
El señor del laberinto lo observaba apoyado en una de las paredes.
- Veo q has terminado lo q te pedí.
Murray levantó la mirada y señaló el abrigo con las manos, como si el polvo q lo cubría fuese respuesta suficiente.
-Espero q te hayas asegurado de q es suficientemente grande...-El Señor del Laberinto no parecía convencido.
-Ahi dentro se podría meter a un caballo Señor- La mirada de Murray mostraba una sonrisa mellada rebosante de ironía, como diciendo "¡De nada Señor, me encanta cavar hasta deslomarme la espalda!"
-No te enfades Murray, gracias por el favor, mi amigo no tardará en aparecer.
Como llamadas por la mención, tres figuras se acercaron caminando hacia ellos.
Uno de ellos caminaba con paso firme a cierta distancia por delante, las otras dos, una apoyada sobre el hombro de la
otra, por su costoso caminar.
A la espalda de la figura renqueante, unas alas maltratadas caían debiles, casi sin plumas, mientras la otra practicamente
lo arrastraba hacia el Laberinto.
La figura oscura adelantada llevaba una magnum enorme en la mano y se detuvo justo delante de Murray, q parecía extrañado.
Alguien cuya profesión es guardar la puerta del Laberinto ha visto demasidas cosas como para asustarse de la simple visión de
una pistola, pero algo en los ojos casi amarillos del personaje, vestido totalmente de negro, le hizo tomar una actitud precavida.
Miró de reojo a su Señor para ver si él mostraba alguna señal de q los visitantes no eran bienvenidos, pero lo vio permanecer quieto
y tranquilo.
Al pasar unos segundos, las otras dos figuras llegaron frente a ellos.
-Bienvenido- dijo el Señor del Laberinto
El tipo q ayudaba al de la alas a caminar le hizo un gesto breve con la cabeza a modo de agradecimiento.
Murray observaba con curiosidad la complicidad entre ambos...un amigo tal vez.
-Mi nombre es Oberon, y estos son Icaro y Nimrod. Si esta todo listo, nos gustaría pasar, Icaro necesita....."sus servicios"
-Así q vienen a perderse - Pregunta Murray, algo mosqueado, ¿no iba a dejar q estos visitantes se fueran sin averiguar algo
sobre ellos no? al fin y al cabo se merecia, al menos eso, por haberse pasado toda la mañana cavando.
-Más bien a encontrarme- contestó la alada figura apenas susurrando.
Una vez más se hizo patente q a Murray le bastaba un simple encojimiento de hombros para hacerte entender q para él
ambas cosas eran la misma.
-Sabrán pués q si kieren salir tendran q pagar con un obsequio?.
El q se hacía llamar Oberon alargó la mano y en ella apareció una diminuta corona de arlequín.
Murray la tomó y miró a los demás.
Icaro se llevó las manos a la espalda y arrancó una de sus plumas y se la tendió.
Extendió su mano para recojer el obsequio del tipo oscuro de la magnum. Este lo miro con extrañeza y pareció meditar un segundo. Se llevo la mano a la boca y le dió un fuerte mordisco. Hasta el mellado guardían dió un respingo cuando la mano empezo a sangrar.
Nimrod la puso justo encima de la palma de Murray y apretó el puño. La sangre manó y unas gotas cayeron sobre la mano de Murray.
Después simplemente, la extraña figura siguió a sus dos compañeros al interior del Laberinto mientras se vendaba la mano con un pañuelo blanco.
El guardian sacó un pequeño fraskito de cristal del pantalón y derramó las gotas en él.
-Nadie pilla desprevenido al Guardian, sabía q este fraskito me serviria para algo tarde o temprano.
El Señor del Laberinto lo miró satisfecho. Alli se presentaba gente de lo más variopinta, gente peligrosa, gente listilla q intentaba
engañarle, o gente q creía q quería entrar al laberinto, pero q Murray sabía q no lo convenía hacerlo.
No importaba cuales fuesen las circunstancias, el mellado personaje siempre lograba controlar la situación.

Al laberinto han acudido infinidad de personajes q han sacado historias de él...los q salieron, claro.
Se dice q las paredes oyen y ven a los visitantes, y q se desplazan de un lado a otro para contarse cotilleos entre ellas acerca de quien viene y quien va. Nadie sabe si son conscientes de que con tanto moverse son las q provocan q la gente se pierda en el laberinto.
Pero bueno, son paredes...y ya sabeis q no hay quien las entienda.
Tambien dicen q quien entra en el laberinto no es la misma persona q consigue salir...hay quien dice q siempre se queda algo de ti, y q
por muchas veces q vuelvas, jamas logras recuperarlo.
Sin hembargo tambien se dice q allí es donde se guardan los tesoros más grandes de toda la creación.
Se dice q el tiempo no trascurre de las misma manera q en el exterior, q el cuerpo no necesita ni agua ni comida en el laberinto,
y q los q no logran salir vagan eternamente por él sin encontrar el descanso de la muerte.
Sin embargo ninguna de estas cuestiones son las q no s incumben ahora.
Lo q importa es q de alguna manera las tres figuras lograron perderse en el laberinto y así encontrar aquello q buscaban...10 años más tarde.

Alli estaba el enorme agujero cavado en la tierra, de unos dos metros de largo, uno y medio de ancho y un par más de profundidad.
Oberon arrastraba aun a Icaro y al llegar, curiosamente solo hubo un comentario q vino de Oberon.
-Bueno...no ha sido tan dificil- Icaro lo miró con ojos coom cuchillas.
-Si tuviese fuerzas te metería tu sarcasmo por via rectal.
-Jeje...preferirias q te llevara él? dijo refiriendose a su tercer compañero.Quedó claro q la respuesta era "no".
Nimrod sacaba en ese mismo momento una bala dorada de uno de su bolsillo y cargaba la pistola con ella.
-Hora del espectaculo- Dijo Oberon con una tonadilla irritante.
Una expresión de resignación se dibujó en el rostro de Icaro.
Sin darse cuenta cerró los ojos y se puso a recordar todo aquello q lo había llevado a esa situación.
Recordó cuando decidió no perder las alas.
Tanto Erato como A.Nancy le dijeron q entonces las heridas de la vida no cicatrizarían jamás,
y q su todo sería un morir continuo.
Se dijo a si mismo q encontraría la manera.
Y aqui estaba, sentado frente a un hoyo en el suelo en medio de un lugar más alla del tiempo.
Al abrir los ojos aparecieron enfocados a un agujero redondo, y tras ellos, una figura borrosa y oscura.
-¡¡¡Esper....!!!- Demasiado tarde, el BAANG!! de la enorme magnum sonaba y la bala de oro le atravesaba la cabeza manchando las manos y
la cara de Nimrod con numerosos y diminutos puntitos rojos...y con otros no tan diminutos....ni tan rojos.
El cadaver de Icaro de desplomó en el fondo del agujero.

Al cabo de un rato Oberon daba las ultimas paladas de tierra y el agujero quedaba totalmente tapado.
-Eh tú! No te ernies eh!
Nimrod permanecía sentado mientras limpiaba minuciosamente el arma con el pañuelo y diminutos cepillos de forma redondeada. No parecía oirle.

Murray esperaba impaciente. Ese mediodia habían llegado los tres extraños y al cabo de dos horas habian salido dos de ellos...el de negro con
su vestimenta impoluta, y el otro lleno de tierra hasta las orejas."¿Parece mentira q sea él el q hace el trabajo sucio verdad?" habia dicho Oberon.
(Solo ellos sabian cuanto tiempo habia pasado alli dentro, pero en el exterior solo habían pasado dos horas, solo el Señor del Laberinto podia
perderse y salir en menos tiempo...definitivamente no era normal, y además, decía q se sentarían un rato a "esperar"...definitivamente esto no era
normal....quizá por eso Murray se estaba divirtiendo tanto esa tarde )
Ahora era la quinta partida de Ajedrez que Oberon perdía Frente al señor del Laberinto mientras Nimrod observaba.
Finalmente, al caer la media noche, una figura salió del laberinto...Murray lo observó con atención..era Icaro, pero no lo era, algo habia quedado
en el laberinto y algo se había llevadode él, sus alas ahora eran vigorosas y negras como la noche, y la luna arrancaba destellos plateados en ellas.
Su paso era firme y se dirigía a Nimrod con una mirada de furiay los ojos chispeando de rabia.
Lo cogió del cuello del traje y le dijo cara a cara.
-Aun no estaba preparado.! ¡Estas como una puta cabra!
-Tu tampoco estas mucho mejor q él si tenemos en cuenta q fuiste tu quien le pidió expresamente q lo hiciera...-Soltó Oberon con una carcajada.
Por primera vez Murray observo un atisbo de emoción en el rostro de Nimrod. Una simple sonrisa entre la malicia pura y la amistad verdadera ,entre el
cariño y la abobinación más absoluta.
Icaro no tuvo más remedio q soltarle, y volverse hacia Oberon.
-A veces creo q esta con nosotros simplemente por el placer de volarme la tapa de los sesos de vez en cuando! Me ha dado un susto de murte!
Oberon no pudo hacer otra cosa q partirse de risa ante la ilarante literalidad de sus palabras.

La discusión continuó mientras las tres figuras se alejaban en el horizonte mientras sus voces se apagaban por la distancia.
Murray se dirigió al Señor del Laberinto
-Me costó mucho cavar ese hoyo, ese tio podría haber tenido la decencia de haberse quedado en él.
-¿Ah, pero acaso no conoces su segundo nombre?- El mellado levanto una ceja a modo de negativa, asi q su Señor se lo dijo.
-PostMortem, Icaro PostMortem.

11 comments:

Oyros said...

Bueno. Ya no tienes que cortarte a cachitos pequeñitos.

Me gusta la historia, aunque podría estar mejor escrita. Y no hablo sólo de las faltas de ortografía, sino también del estilo.

Con respecto a lo que me incumbe, no creo que hiciera falta hablar de las paredes aun, y no sé si me gusta eso de que el tiempo es mayor dentro que fuera. Quizá sería mejor dejarlo como tiempo distinto: no sólo debes encontrar la salida espacial del laberinto, sino también la temporal para llegar al momento que deseas.

Me gusta de Murray eso de 'estoy siempre preparado para lo que sea', la versión Trigunera de Nimrod, tu Trinidad de avatares, aunque le falta definición a Oberon y el hecho de utilizar el laberinto como lugar para encontrarse a uno mismo, no sólo para perderse.

A parte de esto, esta bien. Intentaré escribir algo y a ver si lo publico :)

Nimrod said...

Tienes q ayudarme a depurarlo, ya pasaras por el piso y me echaras una mano, porq al releerlo encuentro toneladas de fallos q iré puliendo, y me gustaría ilustrarlo, asi q tienes q participar en la concepción de los personjaes del Señor del Laberinto y de Murray, lo de las dos salidas (espacial y temporal) me mola ^^
Oberón es la ironia y el humor q hace de intermediario entre el los otros dos, aunke aki lo más importante era resaltar ciertas peculiaridades d Nimrod e Icaro. Poco a poco se irán definiendo

Oyros said...

Sip. Debemos pulirla. También es conveniente decidir si queremos centrarla como un conjunto de historias cortas sobre este laberinto o hacerle una historia completa.

Yo tenía pensado lo segundo. De hecho, todo esto del laberinto sólo era el trasfondo de otra historia que ya contaré en otro momento... :)

Nimrod said...

Hay fallos por ejemplo como q keda confuso si la mano q nimrod muerde es le suya propia o la d Murray (es la suya propia), se repiten palabras a menudo, y es dificil distinguir a veces entre q personajes se establecen los dialogos...
A partir de ahi, estoy seguro q hay más fallos de construcción, agradeceré cualquier correción.

demuxoscolores said...

A mi personalmente me gusta la historia, y creo que no hay tampoco muchos trozos que den a confundir la interpretación (sólo alguno suelto) Excepto eso y algunas faltas ortográficas o palabras repetidas de seguido, me gusta mucho. Yo lo continuaría...
Ah!! Lo que más me gusta de todo es la descripción del laberinto.
Un bechote!

Oyros said...

[publicidad]

Recuerdo a los lectores que este relato está basado en una historia que está siendo publicada actualmente en mi bitácora:
http://hechosintinta.blogspot.com/ así que si queréis saber más, pasad por allí :)

[/publicidad]

Nimrod said...

SPAMEEER!!!!

FABCOB said...

me gusto la historia, el estilo narrativo como que si tal vez necesite algo de depuracion pero en general esta bien.

Arwassa said...

Curioso, tal ve hacia el final parece que pierdes un poco el control, pero se entiende. Aunque yo tampoco se que os traeis entre manos...

Nimrod said...

arwi, fabcob, simplemente este es uno de esos proyectos q se gestan en la mente de oyros y q a mi me ha gustado, así q he cogido a mis personajes y los he metido en su mundillo para darle animos de escribir.
El caso es q al bueno de oyros hay q darle tironcillos de oreja porq tiene mucha imaginación pero le cuesta centrarse jeje, es un informatico con alma de bellas artes :P

Oyros said...

Supongo que la cuestión es esa: me cuesta centrarme en un sólo proyecto a la vez y ninguno llega a buen puerto.

Me esforzaré para que este cuento sea diferente :)