Wednesday, August 27, 2008

Mi estrella.




Erase una vez una roca, triste y sola que se encontraba en la ladera de una desolada montaña.
Llevaba unos 700 años allí.
Sus días pasaban lentos y aburridos, llenos de monotonía, estación tras estación.
Día tras día lo pasaba esperando el anochecer en el que se consolaba observando las estrellas de la negra bóveda.
"ojala yo fuese una estrella" pensabamientras se lamentaba.
Pero una noche, mirando al cielo, un destello apareció, y dejando un rastro de luz dorada surcó el firmamento en dirección a la roca, estrellándose justo a su lado.

Era una estrella preciosa, que sollozaba aflijida.
La roca, tras sentir la tristeza de la estrella le preguntó:
-Porque lloras, bella estrella?
Y ella le contó su historia:
-Soy una estrella que surcaba el firmamento desde hace siglos, he visto el nacimiento de los jóvenes soles, ardientes y orgullosos y la muerte los viejos,mas fríos pero mas sabios.
He sentido las cosquillas de las chispas traviesas en en tormentas de rosadas nebulosas.
He surcado la vía láctea...
Pera estaba mirando este bello planeta, y cuando me he dado cuenta ya no podía huir
de él y me he roto las alas al estrellarme, ya no podré volver a volar y a surcar el firmamento, tendré que quedarme aquí en esta yerma montaña para siempre.

Y tu?- pregunto la estrella a la roca- porqué no emprendes el vuelo?
-Yo no puedo volar, puesto que roca nací y roca soy, y mi destino es permanecer al pie de esta montaña, para siempre.
-Eso es imposible-le contesto la estrella- nadie nace roca o estrella y todos podemos volar mientras tengamos alas, solo tienes que aprender a usarlas.
Acto seguido la estrella se inclinó un poco y besó la frente a la roca, y esta de repente sintió un maravilloso cosquilleo y de su espalda brotaron dos alas de luz.
La roca supo en ese momento que ya no era roca sino una estrella, y que podría atravesar los cielos y visitar los maravillosos lugares que ella le comentaba.

-Ven conmigo y surquemos los cielos los dos juntos!- le dijo la roca a la estrella.
-Jamás podré volver a volar, pues mis alas están rotas- Dijo la estrella con los ojos empañados en lágrimas.

Y al verla, la roca recordó como habían sido los siglos sola en aquel lugar, así que guardó sus alas y se acomodo justo al lado de donde se encontraba la estrella y le dijo:
-Por favor bella estrella, sigue contándome tus viajes a lo largo del universo...
Y así , cada noche, la estrella le cuenta una historia de sus viajes a la roca mientras juntos observan al cielo nocturno.

"A mi estrella"

2 comments:

demuxoscolores said...

Tu estrella hoy brilla con más fuerza que nunca!

Mil gracias!!! :_)

Es precioso!!

Oyros said...

Qué potito :)